Resultados 1 al 2 de 2
  1. #1
    Usuario Foroaviones
    Registro
    30 dic, 07
    Ubicación
    Eterno desubicado
    Mensajes
    1,001

    Web de aviación

    Hola

    Resulta que "webeando" dí con esta página que me gustó: http://www.pilotoviejo.com/

    Contiene fotos y relatos interesantes sobre aviación militar y civil de Uruguay

    Uno que me gustó especialmente:

    Pilotos militares y pilotos de aerolínea
    Hay una gran distancia entre ir a orinar en los pastitos detrás del avión antes de iniciar una misión, y cruzar por la sala de embarque de un aeropuerto internacional con un distinguido portafolios de vuelo en la mano, mientras se aparenta no darse cuenta de las apreciativas miradas femeninas siempre atraídas por el azul oscuro y las barras doradas en la manga. Es la distancia que hay entre un piloto militar y un piloto de línea aérea.
    En 1979 una docena de pilotos de la Fuerza Aérea Uruguaya fueron llamados con urgencia para realizar el curso de vuelo en los Vickers Viscount de PLUNA. Faltaban tripulaciones, y la peculiar época de gobierno de facto que se vivía, alumbraba soluciones como esa de poner a volar pilotos militares en una aerolínea civil.
    Ya habían algunos pilotos de la FAU volando para PLUNA en Boeing 727. Era una solución muy económica para la aerolínea: esos pilotos no cobraban otro sueldo que el correspondiente a su grado militar, no estaban agremiados –aunque en esa época eso poco incidía- y su capacitación y experiencia de vuelo aseguraban un muy corto período de entrenamiento para estar prontos para volar.

    Para estos pilotos militares eso de tener un trabajo adicional sin que se aumentara la paga no tenía importancia.

    Lo importante era volar. Mono o multimotor, hélice o turbina, ala fija o rotatoria, rápido o lento. Qué y cómo no importa. Lo que importa es volar...

    Esos pilotos igual hubieran pagado por estar en el aire, y en realidad eso era exactamente lo que hacían: pagaban por volar. Cumplían seis a ocho horas de servicio de vuelo en PLUNA y al bajar del avión, en vez de marcharse a un descanso de uno o dos días como lo hacía su compañero de tripulación cuando era un piloto civil, volvían a su Base porque estaban de guardia, o en el mejor de los casos, volvían a su casa para al día siguiente presentarse temprano en su unidad, a realizar el trabajo que les pagaba el sueldo de todos los meses.
    A veces se sucedían días de vuelos con días de guardias, y el pobre piloto militar estaba cuatro o cinco días sin ver a su familia.

    Incluso cuando esas tripulaciones de la FAU realizaron los cursos de Boeing 737 en la Boeing, en Seattle, USA, no se les pagó el doble sueldo que la ley disponía pagar a los militares en misión oficial en el exterior, porque alguien interpretó que la ley no aplicaba... por una razón o la otra. Y ante la insinuación del reclamo, la respuesta fue: -si no le gusta, no vaya... Nadie insistió en la protesta.

    El dinero no importa. Lo que importa es volar.

    Algunos de esos pilotos ya tenían experiencia de vuelo en aviones militares de transporte de pasajeros. Había pilotos de C-47, Bandeirante, F-27 y Fairchild, “transporteros” de pura cepa, y para ellos la transición del vuelo de transporte militar al de aerolínea civil, no sería aeronáuticamente tan abrupta.

    Pero había otros que lo único que habían volado anteriormente eran aviones de entrenamiento o de combate, monomotores convencionales o a reacción, más alguna horita en algún bimotor muy liviano. Para ellos el cambio fue drástico. Se les habían terminado los toneaux, los loopings y los aterrizajes tácticos. Ni siquiera se podría hacer un viraje escarpado...

    Y además de lo puramente aeronáutico, estaba lo social y formal. De un mes para otro, el mono de vuelo al que no le importaba lucir alguna mancha de grasa o aceite, que se acompañaba con la golilla de seda con colores que denunciaban la pertenencia a tal o cual escuadrilla, se sustituiría por siempre blanquísima camisa con corbata correctamente ajustada. Hasta la forma de hablar cambiaría. Nada del lenguaje de cuartel típico de la camaradería de la cabina de vuelo exclusivamente varonil. Desde ahora solamente palabras siempre respetuosas de la presencia de pasajeros y azafatas.

    Sin embargo, algunos cambios eran muy agradables para estos pilotos militares convertidos rápidamente en pilotos de aerolínea. Por ejemplo en lo relativo al “servicio de abordo”.
    Luego de haber nivelado a la altitud de crucero llega ese momento de distensión en que las tripulaciones comienzan a pensar con el estómago. En un avión militar, hay que llamar al Cabo Fulano, masculinísima combinación de mecánico y auxiliar de vuelo, para preguntarle que hay para comer y beber, y éste entonces asoma en el cockpit su generalmente sudorosa humanidad, respondiendo con voz áspera:
    -Hay refuerzos de mortadela y huevos duros. Y no hay nada de tomar porque la camioneta que traía el agua pinchó y no llegó a tiempo.
    En contraste, tripulando un avión comercial ni siquiera hay que llamar a nadie, ya que en ese preciso momento, con oportunidad dictada por el entrenamiento, la cabina se llena de turbadores vapores de Channel número 5, mientras sedosos cabellos nos rozan la mejilla y la dulce voz de la azafata ofrece amablemente:
    -¿qué desea comer Comandante? Puede elegir entre pollo relleno con soufflé de queso, o lomo a la pimienta con papas noisette. ¿Agua mineral o Coca Cola?
    Si. La vida del piloto de línea aérea es diferente de la del piloto militar.
    “Memorias del Tiempo de Vuelo” está dedicado exclusivamente a la Aviación Militar del Uruguay, pero en homenaje a mis camaradas pilotos de la Fuerza Aérea Uruguaya, que siendo militares volaron en la aerolínea civil PLUNA, y en homenaje al Vickers Viscount, un avión extraordinario, es que publicamos aquí estas historias.
    Pilotoviejo
    Saludos
    Soy incapaz de una traición, incapaz de una falsa promesa... soy básicamente incapaz

  2. #2
    Anteriormente Miguel LESA
    Registro
    19 ago, 09
    Ubicación
    Salamanca
    Mensajes
    1,043
    Muy grande el texto! y me apunto la web.

    Esta frase en concreto me ha gustado mucho: "Mono o multimotor, hélice o turbina, ala fija o rotatoria, rápido o lento. Qué y cómo no importa. Lo que importa es volar...".

    Me siento muy identificado con ella. Parece que las cosas no han cambiado tanto como pensamos... por aquel entonces ya había un puñado de aerotranstornados dispuestos a no cobrar o incluso pagar por volar incluso más...

 

 

Temas Similares

  1. Historia de la aviación: la PAN AM
    Por Sombra2 en el foro Comercial / General
    Respuestas: 19
    Último Mensaje: 09/01/2012, 02:22
  2. Sitios web de aviacion
    Por talonone en el foro Comercial / General
    Respuestas: 3
    Último Mensaje: 12/09/2009, 00:38
  3. ¿Qué es la Aviación?
    Por cKaz en el foro Comercial / General
    Respuestas: 21
    Último Mensaje: 02/07/2009, 10:52
  4. Reportaje de la aviación.
    Por heli3 en el foro Comercial / General
    Respuestas: 2
    Último Mensaje: 10/06/2009, 23:47
  5. dudas de aviación
    Por luis70 en el foro Simulación
    Respuestas: 9
    Último Mensaje: 06/11/2007, 19:34

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •