Página 44 de 44 PrimerPrimer ... 3435363738394041424344
Resultados 431 al 435 de 435
  1. #431
    Usuario Foroaviones
    Registro
    01 ene, 13
    Ubicación
    Depende del día...
    Mensajes
    162

  2. #432
    Usuario Foroaviones
    Registro
    14 jun, 11
    Mensajes
    10

    Smile

    Cita Iniciado por HALCON05 Ver Mensaje
    Buenos dias a todos cooperacion ala46 y KC-130J de los marines...interoperabilidad garantizada
    https://m.facebook.com/notes/us-mari...8872472796427/

    Link descarga: http://www.marines.mil/mobile/Photos.aspx?igpage=7
    Preciosas fotos. De todas formas nosotros ya tenemos Hercules de reabastecimiento, es decir que no era cuestion de interoperabilidad....Estaba ya probada!

  3. #433
    Usuario Foroaviones
    Registro
    22 ene, 18
    Mensajes
    2
    Me encantan las fotos de aviones militares clásicos! Gracias por compartirlas!

  4. #434
    Usuario Foroaviones
    Registro
    25 sep, 12
    Ubicación
    HAM - AGP/XRY
    Mensajes
    29
    Buenos días, el otro día un compañero me habló de un documental acerca de aviones de reabastecimiento en vuelo. No recuerda el canal que lo vio, y por más que busco no encuentro nada; ¿Le suena a alguien?

  5. #435
    Usuario Foroaviones
    Registro
    09 sep, 09
    Mensajes
    7
    Un dificil regreso a casa...
    (REABASTECIMIENTO EN VUELO - MALVINAS 1982)


    El 13 de junio amaneció nublado y frío, y a “Piano” y a sus compañeros les ordenaron partir hacia las islas. Decían que los ingleses habían desembarcado y que se luchaba cuerpo a cuerpo en tierra. Los A-4B llevaban bombas, cohetes y cañones. “Piano” estaba, como siempre, ansioso. Aunque esa ansiedad solía terminarse cuando lo ataban en la cabina y había que salir al ruedo. Los nervios entonces desaparecían, como el torero que siente un nudo en el estómago hasta que baja a la arena y enfrenta con su capote al toro.
    Pero el despegue no fue tan fácil. Se rompieron unos caños de líquido hidráulico y hubo que buscar a mil quinientos metros un avión gemelo. Al alférez lo desesperaba que su escuadrilla partiera sin él, de manera que se subió al otro A-4B y empezó el rodaje sin cargar el sistema Omega, que permitía coordinar y volar con precisión. “Piano” no quería quedarse en San Julián, y como los suyos ya se habían marchado llamó al jefe de la segunda escuadrilla y le pidió permiso para plegarse a su grupo. Le dieron el visto bueno y despegó sin tener bien configurado el avión. Ascendió y buscó entre las nubes el rumbo, y encontró en un momento al Hércules, que llevaba doce hombres y tenía la orden de no entrar en la zona de la batalla ni quedar al alcance de los misiles enemigos por ningún motivo.
    Llevó a cabo el procedimiento de reabastecimiento de combustible y siguió a su guía por el norte de las Islas Malvinas, luego tomó dirección Este a vuelo rasante y hacia el Sur bajo chaparrones. Y se sorprendió al escuchar que el operador de radar de las islas preguntó si había aviones en vuelo. El jefe de la formación le respondió con un pedido, que les proporcionaran las posiciones de las patrullas de Sea Harriers.
    Cuando llegó el informe verbal los pilotos argentinos sintieron un escalofrío. Había cuatro patrullas en el aire y una quinta al norte del estrecho de San Carlos. El cielo estaba infestado de aviones ingleses. Era una trampa mortal, y la lógica indicaba regresar de inmediato al continente.
    Pero ya estaban a cinco minutos del objetivo y el día se había despejado, y entonces el guía tomó la resolución de seguir. Después descubrirían que estaban atacando un enorme vivac armado por los ingleses en Monte Dos Hermanas. Más de dos hectareas con carpas, containers y helicópteros, un campamento desde donde dirigía la guerra el General Jeremy Moore.
    Todo ocurría en el término de minutos. Los A-4B iban a ochocientos kilómetros por hora y a veinte metros de distancia entre unos y otros. Los pilotos temían que una fragata misilística les cortara el paso antes de llegar al blanco. No llevaban armamento para atacar un buque; las bombas tenían espoletas para objetivos terrestres. Por la gran movilización de helicópteros de esa zona los generales de Puerto Argentino habían conjeturado que allí podía estar el mismísimo centro de operaciones de los británicos. Y no se equivocaban.
    Las cartas de vuelo decían que el ataque debía hacerse a las 12.15. Y faltaban dos minutos. Los cazadores pasaron por encima de la bahía San Luis y el operador del radar de Malvinas les advirtió que los Harriers los habían detectado y que ya convergían sobre ellos. Cuando faltaban un minuto y veinte segundos la escuadrilla casi despeinó a un soldado inglés que subía una loma. Ahora los aviones, en la corrida final, volaban pegados al suelo. Más allá de la elevación apareció el campamento. Jeremy Moore evacuó su carpa un minuto antes del ataque.
    Dellepiane lanzó sus tres bombas de 250 kilos, provocó destrozos, y percibió que les tiraban con todo lo que tenían. Desde misiles y artillería antiaérea hasta con armas de mano.
    Era un festival de fuegos artificiales. Y casi todos los pilotos se desprendieron de los tanques de reserva y de los portamisiles e hicieron una curva para regresar por el Norte, cada uno librado a su inteligencia.
    “Piano” voló haciendo maniobras de elusión y acrobacias, y sintió impactos en el fuselaje. Era otra vez un espectáculo increíble y aterrador. A la altura de Monte Kent se topó con un helicóptero Sea King en pleno vuelo y le disparó. Salieron dos proyectiles y se le trabó el cañón, pero una bala pegó en las palas y obligó al piloto inglés a un aterrizaje de emergencia.
    Enseguida, por la izquierda, vio que pasaban dos bolas de fuego que iban directamente hacia el avión de su teniente, así que le gritó por la radio:
    - !Cierre por derecha…¡
    Y siguió virando hasta ver que los misiles pasaban de largo y se perdían. Más adelante se topó con otro Sea King y volvió a intentar dispararle, pero también fue en vano: el cañón no se destrababa. Así que en el último instante levantó el Skyhawk y pasó a centímetros de las aspas del helicóptero ingles.
    Fue más o menos en ese instante cuando se dio cuenta de que estaba sucediendo algo inesperado: se estaba quedando sin combustible. Un proyectil le había perforado el tanque, y tenía sólo 2000 libras. Precisaba más del doble para alcanzar la posición de Hércules cisterna (La Chancha). Pero no pensaba en ese momento crucial en llegar a ningún lado sino en escapar del acoso de los Harriers.
    Se desprendió entonces de los portamisiles y siguió volando un trecho pidiéndole al radar de Malvinas que le dijera, sin tecnicismos y con precisión, dónde estaban sus verdugos. Los Harriers volaban a una distancia considerable, así que ya sobre el norte del estrecho San Carlos dudó sobre si debía eyectarse en la isla o tratar de llegar al Hércules. Sus maestros, en las lecciones teóricas, le habían recomendado siempre que en una situación semejante intentara regresar. Eyectarse significaba perder el avión y caer prisionero. Cruzar significaba enfrentar el riesgo de no lograrlo y terminar en el mar. Si caía no podría sobrevivir más de quince minutos en las aguas heladas, y no había posibilidades operativas de que ninguna nave pudiera rescatarlo a tiempo.
    Sus compañeros, por radio, trataban de darle consejos y sacarlo del dilema. Pero su jefe rompió silencio:

    - ¡Déjenlo a “Piano” que decida…!

    Y entonces “Piano” decidió. Salió a alta mar, se puso en la frecuencia del Hércules y comenzó a conversar con el piloto que lo comandaba. Dos hombres hicieron ese día caso omiso a las órdenes de los altos mandos: el piloto de "La Chancha" salió de su posición de protección, entró en la zona de peligro y avanzó a toda máquina al encuentro del A-4B de “Piano” , y un oficial de San Julián tuvo un arrebato, se subió a un helicóptero y se metió doscientas millas en el mar a buscarlo, un vuelo completamente irregular y arriesgado que no ayudaba pero que mostró el coraje suicida del piloto y la desesperación con que se seguía en tierra la suerte de aquel cazador herido de combustible que intentaba volver a casa.

    El alférez escuchó en sus auriculares la voz del comandante del Hercules:

    - "Vamos a buscarte…"

    A partir de ese momento trató de mantener el optimismo, pero el liquidómetro le indicaba a cada rato que no conseguiría salir vivo de aquel último viaje.

    -"¿A qué distancia están?" -preguntaba cada tres minutos- "¿A qué distancia están?"

    La radio se llenaba de voces:

    -"Dale, pendejo, con fe, con fe que llegás".

    El alférez sacaba cuentas sobre la cantidad de combustible, que se extinguía dramáticamente, y pronosticaba que se vendría abajo. Y sus oyentes redoblaban los gritos de aliento:

    -"¡Tranquilo, pibe, con eso te alcanza y sobra...!", pero él sabía muy bien que le estaban mintiendo.

    Cuando llegó a 200 libras se dio por perdido. De un momento a otro el motor se plantaría y se iría directamente al mar. Comida para peces. Cuando llegó a 150 libras recordó que eso equivalía, más o menos, a dos minutos de vuelo:

    -"¡No me abandonen!" -los puteó- porque había silencio en la línea.

    De repente el piloto del Hércules C-130 creyó verlo, pero era un compañero. “Piano” pasó de la euforia a la depresión en quince segundos.
    No rezaba en esas instancias, sólo le venían relámpagos del recuerdo de su padre. El fantasma estaba dentro de aquella cabina, metido en sus auriculares:

    - "Dame una mano, viejo…", le pedía guturalmente, con las cuerdas vocales y con los ventrículos del corazón a su padre muerto pocos años antes.

    El liquidómetro marcó entonces cero, y de pronto “Piano” escuchó que lo habían divisado y vio por fin a "La Chancha". La vio cruzando el cielo, hacia la derecha y bien abajo. Le pidió al piloto que se pusiera en posición y se largó en picada sin forzar los motores, planeando hacia la canasta salvadora. Cuando la tuvo enfrente le dio máxima potencia con una lágrima de combustible en el tanque y al ponerse a tiro pulsó el freno de vuelo y metió la lanza. Eran sus primeros reabastecimientos en toda su carrera y éste en especial lo hizo sin errores.
    Todos atronaban de alegría en la radio y se abrazaban en tierra. “Piano” también gritaba, pero quería abastecerse rápido, retomar el control y regresar a San Julián por su propia cuenta. Pronto descubrieron que eso no era posible. Todo el preciado combustible que entraba, pasaba al tanque y caía por las perforaciones hechas por las balas del enemigo.

    El comandante del Hercules al percatarse de la situación le dijo:

    - "Quedate enganchado…"

    No tenían alternativa. Volaron así acoplados el resto del camino, perdiendo combustible y con el riesgo de una explosión o de no llegar a tiempo.
    Fue otra carrera dramática hasta que vieron el golfo y luego la base. Entonces el A-4B se desprendió y chorreando líquido letal buscó la pista. “Piano” intentó bajar el tren de aterrizaje pero la rueda de nariz se resistía. Estaba todo el personal de la base de San Julián esperando, y él dando vueltas, dejando estelas de combustible de avión y tratando de lograr que esa maldita rueda bajara. Finalmente bajó, y el alférez aterrizó, se desató rápido, se quitó el casco, saltó al asfalto y se alejó corriendo del enorme lago de combustible que se formaba a los pies del A-4B.
    Al salir de las tensiones hubo fiesta hasta tarde y felicidad desenfrenada en San Julián. Como “Piano” se consideraba vivo de milagro se tomó muchas copas y tuvieron que acompañarlo hasta su habitación: se durmió con una sonrisa y se despertó muy tarde. Era el 14 de junio de 1982 y sus compañeros le informaron que la Argentina se había rendido.

    Al entonces alférez Guillermo “Piano” Dellepiane, le dieron la Medalla al Valor en Combate, y se mantuvo dentro de la Fuerza Aérea Argentina haciendo una callada carrera con foja intachable y mucha capacitación profesional.

    "Cuando un hombre es un buen amigo, tambien tiene amigos buenos..."(Maquiavelo)

 

 

Temas Similares

  1. Simular un vuelo dentro de un vuelo.
    Por Maverick en el foro Simulación
    Respuestas: 53
    Último Mensaje: 18/09/2011, 22:12
  2. Vuelo charter vs. vuelo regular
    Por morna en el foro Comercial / General
    Respuestas: 15
    Último Mensaje: 05/11/2009, 11:44
  3. Mi primer reabastecimiento
    Por Camarillas en el foro Militar
    Respuestas: 23
    Último Mensaje: 14/10/2009, 22:59
  4. Vuelo EGLL - OMDB BA107 Boeing 747-400 (Basado en el vuelo real)
    Por rickichy27 en el foro Fotos y vídeos
    Respuestas: 23
    Último Mensaje: 07/08/2009, 22:31

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •